Hermeneutica y Poesía

Este ensayo es más que nada un proyecto, un planteamiento que surge producto de las lecturas y trabajos en clases del texto Hölderlin y la esencia de la poesía. Por ello todo el tema tendrá como eje este texto esencial para la comprensión de la problemática.

 

 El trabajo consistirá en un análisis del ensayo Hölderlin y la esencia de la poesía escrito por Martin Heidegger, para ello tendremos como eje el concepto de hermenéutica expresado por el filósofo Gianni Vattimo en una conferencia en el Perú. Debido a que este concepto no se encuentra más allá de las palabras de Vattimo, en cierta medida el trabajo buscará los hilos conductores de este en los ensayos: el quebrantamiento de la palabra poética, La hermenéutica como pensamiento del ser y el texto Heidegger y la poesía como ocaso del lenguaje. Ha de saberse que es importante comprender que Heidegger es un filósofo en el cual se dan dos etapas: una en la cual se encuentran las obras Hermenéutica de la facticidad y Sein und Seit, y otra en la cual el autor trabaja el problema de la poesía como máxima expresión del lenguaje. En el trabajo relacionaré los conceptos de Vattimo y Heidegger;  Así este pequeño proyecto no es más que una interpretación de Vattimo como intérprete de Heidegger.

 

 El argumento que sostengo e intento desarrollar en este trabajo es que; el concepto de hermenéutica, como una ciencia tal en la cual el objeto se revela sólo en la misma medida en la cual el sujeto se exprime, aparece como expresión de que el poeta sólo luego de una escucha interna; de un diálogo consigo mismo procede a exprimirse como sujeto al poetizar. De esta forma Poetizar se sucede como ese momento en el cual el objeto se revela cuando el poeta exprime, sólo exprimiéndose el poeta podrá hacer patente el ser.

 

Hermenéutica

Analizaré en esta parte de que hablo cuando me refiero a hermenéutica y como se relacionan los diversos conceptos, abordaré y expondré el concepto central que uso y así lo que nos dice Heidegger sobre este. Para ello trabajaremos Hermenéutica de la facticidad, pero sólo una parte del primer capítulo, ya que como se comprenderá no da el tiempo para realizar un trabajo sobre todo el texto; lo que busco con esto es, como advertí antes, no encontrar contradicciones entre el sentido expresado por Heidegger y el expresado por Vattimo; y aunque fuera así existe el tema de la diferencia de etapas en Heidegger.

 

Heidegger hará un recorrido por la manera en las cuales se ha utilizado el término hermenéutica, primero como una expresión del lenguaje, de las palabras de los dioses (en la antigüedad) y luego este termina siendo una ciencia de la interpretación de textos. Se desarrollará un concepto que podría sernos más útil, en el cual nos enuncia a la tarea de la hermenéutica como un hacer accesible la existencia, ya que el objeto de la hermenéutica va a tener como esencia el ser interpretado y comunicado. Es cuando la hermenéutica actúa que se accede y se hace accesible la existencia misma de este. Entonces la hermenéutica hace surgir al ente en su existencia, pero esto se debe a que el objeto en su esencia misma contiene esa necesidad de ser interpretado, de ser penetrado. De alguna manera el intérprete es un instrumento de la cosa misma para ser plasmada como una existencia, pero dejaré este planteamiento para más adelante.

 

En el concepto con el que trabajaré, se enuncia a la hermenéutica como una ciencia tal en la cual el objeto se revela sólo en la misma medida en la cual el sujeto se exprime. Con este concepto la esencia de la poesía se ve iluminada, ya que podemos presenciar una característica importante de la misma, el proceso de poetización como un proceso hermenéutico de creación.

 

  

La diferencia

            Considero que uno de los puntos que es importante y que forma parte del texto Hölderlin y la esencia de la poesía, es el de la poesía como un plasmar la esencia esencial que solo se encuentra en la diferencia. Me parece que la importancia de este aspecto de lo esencial, se encuentra en el hecho mismo de que Heidegger comience su ensayo con esta acotación:

 

  Nuestro propósito ha fracasado en principio, si entendemos por esencia de la poesía lo que se    encuentra en el concepto general y que vale igualmente para toda poesía. Pero esto general que vale igualmente para todo particular es siempre lo indiferente, aquella esencia que nunca puede ser esencial.[1]

 

En este párrafo se ve plasmado que si lo indiferente es aquella esencia que nunca puede ser esencial,  lo diferente entonces será aquella esencia que si podrá ser esencial. La poesía es la que cumple la función de poner al descubierto esta diferencia, por ello el poeta que es trabajado en el ensayo es Hölderlin ya que su obra está como dice Heidegger cargada de la determinación poética de poetizar la propia esencia de la poesía. Desde el comienzo del ensayo Heidegger nos está mostrando un elemento que expresa la propia esencia de la poesía, y que por estar demasiado a la vista no lo vemos.  El mismo Vattimo no los comenta:

 

El acceso a lo originario es para él el acceso a la diferencia. Es lo originario que, en su diferencia del ente simplemente-presente en el mundo, constituye el horizonte del mundo, lo be-stimmt, lo determina, lo entona, lo delimita y encuadra en sus dimensiones constitutivas. A fin de que las diferencias internas del mundo se desplieguen, para que se dé un mundo -articulado ante todo en el lenguaje- es necesario que se dé de algún modo lo otro del mundo: el ser como otro del ente, lo originario como otro de la mera entidad espacio-temporal, o aún, el An-wesenlassen como otro del simple An-wesen.[2]

 

Aquí Vattimo nos está expresando, como el acceso a lo originario va a significar un acceso a la diferencia; este aspecto del proceso poético lo voy a tomar en cuenta en este trabajo como el carácter definitorio del proceso hermenéutico.

 

 

El lenguaje una herramienta del hombre, el hombre una herramienta del lenguaje. 

En la palabra 2 del ensayo de Heidegger este nos enumera a través de Hölderlin las características del lenguaje como bien del hombre, este se convierte en un creador ya que realiza lo semejante a los dioses; el libre albedrío consiste en la capacidad de utilizar el lenguaje para eso. El hombre patentiza, uno podría creer que el hombre patentiza el ente, pero no es así; la capacidad del poeta está en hacer patente el ser. De esta forma el lenguaje no es una simple herramienta, es más bien la expresión del ser del hombre. Este hace patente al ser y así descubre y muestra la diferencia entre este y el ente; y no solo entre estos dos, sino que al crear un mundo hace patente la diferencia de este con la tierra y en esta diferencia se hace una historia. Sobre esto nos dice Heidegger:

 

El habla no es sólo un instrumento que el hombre posee entre los otros muchos, sino que es lo primero en garantizar la posibilidad de estar en medio de la publicidad de los entes.[3]

 

Esta frase expresa como Heidegger comprende la función del habla, del lenguaje y de la poesía como su máxima expresión. Pero cabe preguntarnos de que manera y hasta que punto la poesía (el lenguaje) es un bien del hombre, un instrumento. Yo mantengo en base a las palabras de Heidegger y de Hölderlin, que el hombre se podrá pensar más bien como un instrumento con el cual el lenguaje se expresa y cumple su función. Heidegger nos dice:

 

El habla no es un instrumento disponible, sino aquel acontecimiento que dispone la más alta posibilidad de ser hombre.[4]

 

En estas palabras se puede pensar que el hombre funda su propia capacidad de ser a través del habla, es este el que posibilita al hombre el ser, y a la vez le da la facultad de aparecer un mundo. Hasta este punto se podría pensar que es una función del hombre la de patentizarse a el y al mundo al mismo tiempo.

Pero cuando se ahonda el la función del poeta como patentizador, se toman en cuenta unas palabras de Hölderlin que esclarecen y oscurecen de igual manera, la función de la poesía en este juego. Las palabras son:

 

                                                 Debe partir a tiempo,

aquel por el que habla el espíritu[5].

 

¿Es entonces el poeta un instrumento del espíritu para comunicarse?  Podemos pensar que si, y que aquello que expresa el poeta son las propias palabras de los dioses. Pero el hombre nombra a los dioses y entre las facultades que se le dan está la de elegir consentirlos o no. Entonces hemos descubierto una esencia de la poesía que se nos presenta con una oscuridad propia; y que nos replantea preguntas. De eso se trata este ensayo de replantear que busca Heidegger con su ensayo, y así ahondar la problemática que he intentado abordar. La manera como se expresa el lenguaje es con el diálogo, un diálogo que es una unidad, sobre esto nos dice Heidegger:

 

El diálogo y su unidad es portador de nuestra existencia (Dasein).[6]

 

El diálogo es la forma como el lenguaje puede ser esencial, pero aquí es entonces donde yo agrego, este diálogo se fundamenta en un diálogo que tiene el poeta consigo mismo. El poeta en un diálogo con el silencio originario puede convertirse en un patentizador, ¿de que manera? A través de la hermenéutica, esta es el medio con el cual el poeta escucha ese silencio interior originario y además establece un diálogo con el, en este punto el poeta interpreta ese silencio, y poetiza.  De que manera nos lo dice Vattimo:

 

Como escucha del lenguaje, el pensamiento es hermenéutica. Este es un término que, aunque Heidegger lo emplee cada vez menos después de Ser y Tiempo, puede considerarse como una de las palabras guías de su pensamiento.[7]

En estas palabras centro la temática de este ensayo, la hermenéutica es el proceso a través del cual el poeta al escuchar el silencio originario, procede a hacer patente al poetizar. Es entonces el proceso hermenéutico una escucha del lenguaje en su esencia de lenguaje poético. En este sentido el concepto de hermenéutica como una ciencia tal en la cual el objeto se revela sólo en la misma medida en la cual el sujeto se exprime, aparece como expresión de que el poeta sólo luego de una escucha interna; de una comprensión de si mismo procede a exprimirse como sujeto al poetizar. De esta forma Poetizar se sucede como ese momento en el cual el objeto se revela cuando el poeta exprime, sólo exprimiéndose el poeta podrá hacer patente el ser.

 

En el párrafo anterior tenemos sintetizado el tema central de este ensayo, aún hemos dejado un tema pendiente y este es el de la poesía como ocaso del lenguaje; en que sentido me refiero a esto, en el ensayo titulado de la misma manera Vattimo nos dice:

 

Sólo en cuanto se expone al jaque del Ab-grund, del abismo del Caos y del silencio, el poeta abre y funda el orden de los significados qué constituye el mundo. [8]

 

El papel del silencio aquí es fundamental, a través de hermenéutica como escucha tenemos acceso a este, y así a la diferencia que existe. Se procede a plasmar y a expresar esta diferencia, luego del acceso al silencio originario; de esta forma el poeta se reapropia de un lenguaje y abre la posibilidad de que el ocaso del lenguaje existente termine por el establecimiento de un lenguaje nuevo. Así irrumpe el poeta en la tierra y establece un mundo, pero también irrumpe en el mundo y la tierra establecidos y hace aparecer un mundo nuevo.

Terminaré con unas palabras de Vattimo:

 

La poesía ejercita la función inaugural que le es propia sólo a ella no solamente en cuanto «funda lo que dura», sino también en cuanto «desfunda» lo fundado en la vivida relación con la nada, con lo otro como physis, como animalidad y como silencio. La palabra poética, de este modo, se acerca a la propia esencia cuanto más se acerca, también en sentido literal, al silencio.

 

En este aspecto, la poesía se puede definir, desde el punto de vista de Heidegger, como el  ocaso del lenguaje: no la instauración de una condición donde no hay más lenguaje, sino el continuo y siempre renovado embestir del lenguaje contra sus propios límites extremos, donde naufraga en el silencio[9]

 

Para finalizar este comienzo de un gran problema, no puedo dejar de lado un tema que ha surgido necesariamente como resultado de esta investigación, el hecho de que al contemplar el problema del lenguaje en Heidegger y de la poesía se invitan nuevas temáticas que se abren en el marco de lo trabajado. La posmodernidad es uno de ellos, y se presenta como una condición de importancia que viene encausada por la misma Hermenéutica. Necesariamente una investigación de este tipo llevará a que tomemos en cuenta el tema del nihilismo. Y quedará claro que en la experiencia poética no se hablará de fenomenología ni de subjetivismo, lo que esta presente aquí es hermenéutica. Pero estos son temas que se quedan para un desarrollo posterior.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Martin Heidegger, Arte y poesía, México, Fondo de cultura económica, 2006, p. 95

[2] Gianni Vattimo, Más allá del sujeto. Nietzsche, Heidegger y la hermenéutica, Barcelona, Paidós, 1992.

[3] Martin Heidegger, Arte y poesía, México, Fondo de cultura económica, 2006, p. 99

 

[4] Martin Heidegger, Arte y poesía, México, Fondo de cultura económica, 2006, p. 99

 

[5] Martin Heidegger, Arte y poesía, México, Fondo de cultura económica, 2006, p. 106

 

[6] Martin Heidegger, Arte y poesía, México, Fondo de cultura económica, 2006, p. 100

 

[7] Gianni Vattimo, Introducción a Heidegger, México, Gedisa, 2001, p.120

 

 

[8] Gianni Vattimo, Más allá del sujeto. Nietzsche, Heidegger y la hermenéutica, Barcelona, Paidós, 1992.

 

[9] Gianni Vattimo, Más allá del sujeto. Nietzsche, Heidegger y la hermenéutica, Barcelona, Paidós, 1992.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s